miércoles, 8 de diciembre de 2010

Enséñame



En ocasiones nos arriesgamos a vivir pasiones intensas, a darlo todo por el otro, a desprendernos de quien somos para estar con alguien más. Esa persona a la que le darías tu vida de ser necesario tan solo para verla sonreír.

Pero el destino tiene giros inesperados que, de pronto, nos hacen caer en realidades que se convierten en nuestra peor pesadilla. Perdemos…

Nos olvidamos de quien fuimos, de quien somos y de quien seremos. Las nubes nublan nuestros ojos y no podemos ver la luz.

Te preguntas qué saldrá de todo esto, qué hiciste de malo…no encuentras las respuestas, y tal vez nunca las encontrarás.

Debemos aprender a desprendernos, a respetar la libertad. A no ser egoístas. A compartir, a llorar…a perdonar, a ser perdonados.

A aceptar…

Tengo demasiado por aprender, en el fondo de mi corazón lo sé: no sé nada. Solo quiero estar cerca del cielo. Que los Ángeles tomen mi mano y me conviertan en un nuevo ser.

Dejarte ir no es fácil, nunca lo fue…

¿Nos amaremos en otra vida? Solo si existe una mejor.

Mientras tanto solo enséñame, enséñame a vivir contigo, sin ti, enséñame.

1 comentario:

Ricardo Musso dijo...

Hola Bianca; siempre es bueno para mi ver que publicaste en tu sitio!.

Alguna de las cosas que mencionas respecto de amar sin límites, desdibujándonos como seres individuales, creo que las visto en los videos de mi último artículo. Claro está que son apreciaciones formuladas desde la experiencia acumulada por una mujer en otra etapa de la vida.
Sin embargo considero que son conceptos dignos de tener en cuenta aún en plena juventud, como la tuya.

Las respuestas a tus interrogantes finales son difíciles de obtener si se las solicitamos al otro miembro de la pareja.
Somos nosotros mismos los que debemos aprender a vivir, con, y sin el otro.

Invariablemente a tu disposición para conversar.
Besos.
Rik